lunes, 10 de enero de 2011

DESPIERTA DEL SUEÑO COSMICO - PARAMAHANSA YOGANANDA


Si analizas las películas oníricas que creas cada noche al dormir podrás comprender la vida como una película onírica de Dios. Algunas veces tienes pesadillas y en otras ocasiones sueños maravillosos. ¡Cuán reales te parecen! Y no solo a tí, sino también a aquellos seres que están en tu sueño. Mas cuando despiertas sabes que no fueron reales y puedes reirte de esa irrealidad. Todos prefieren, por supuesto, los sueños hermosos a las pesadillas. Le pido a Dios que recuerde ésto: "Si debemos participar de tus sueños, Señor, preferimos los bellos sueños de la salud y de las sonrisas en vez de las pesadillas de la enfermedad o del sufrimiento mental". Pero el problema es que mientras sigas amando los sueños hermosos y temiendo las pesadillas, tomando las experiencias oníricas como algo real, habrás de sufrir cada vez que las pesadillas lleguen. Por consiguiente, los Maestros señalan: "Debes despertar tando de los sueños bellos como de las pesadillas".

Si estás apegado a la felicidad humana te hayas expuesto a grandes problemas, ya que es inevitable que junto a los sueños hermosos se presenten también las pesadillas. Pero si piensas en cambio que un sueño es un sueño, tanto si se trata de un sueño gozoso como de uno temible, tendrás paz. Una vez que comprendas que la vida es un sueño, recuperarás tu libertad.

   Esta es la filosofia que enseñan los grandes maestros de la India: que este mundo, esta Creación, es el sueño de Dios. Del mismo modo que cuando permaneces semi-despierto puedes ver un sueño y saber que estás soñando -y discernir sin embargo que eres ajeno a esa experiencia onírica- , así es como Dios siente este universo. Por un lado, El se haya despierto en el Siempre Nuevo Gozo, y, por otro lado, El se encuentra soñando este universo. Así es como debes considerar este mundo; de esa manera sabrás porqué El lo ha creado y no atribuirás sus circunstancias oníricas a tu alma.

   Si tienes una pesadilla, sabes que solo se trata de un mal sueño. Si puedes vivir en el mundo en tal estado de conciencia, entonces no sufrirás. Eso es lo que el Kriya Yoga te brindará y lo que las Lecciones de Self-Realization Fellowship harán por tí si las practicas fielmente. Debes concentrarte en estas enseñanzas y no en mi personalidad o en la personalidad de alguien más. Por otra parte, no se trata simplemente de leer estas verdades, sino de ponerlas en práctica. La lectura no te convertirá en sabio, pero la percepción interior de las verdades sí lo hará.

   Por esta razón no leo mucho. Mantengo mi mente en todo momento aquí, en el centro de la Conciencia Crística. ¡Cuán diferente se ve el mundo a la luz omnipresente de la Inteligencia Cósmica! Algunas veces percibo todas las cosas como imágenes eléctricas; no existe el peso ni la masa en relación con el cuerpo. Leer acerca de las maravillas de la ciencia no te convertirá en un sabio, porque siempre te quedará muchísimo más por conocer. Lee del Libro de la Vida oculto en tu interior, en la omnisciencia del alma, justo detrás de la oscuridad de los ojos cerrados. Descubre ese reino ilimitado de la Realidad. Considera esta tierra como si se tratara de un sueño y así comprenderás que no hay problema en que te recuestes en su lecho y sueñes el sueño de la vida. Entonces ya no tendrás inconveniente en hacerlo, porque sabrás que estás soñando.

   Los instructores religiosos de occidente predican la prosperidad, la felicidad y la salud, y prometen una vida llena de gloria en el más allá, pero no proporcionan instrucciones sobre cómo experimentar la Bienaventuranza Divina y no resultar afectados por el sufrimiento en el aquí y ahora. Ahí es donde profundizan más las enseñanzas de los grandes rishis de la India. Los occidentales han acusado a estos maestros de proponer una filosofía negativa acerca de la vida, es decir: no importa si sufres, no importa si eres feliz o no; niega el mundo. Por el contrario, la pregunta que hacen los maestros de la India es: "¿Qué harás cuando debas afrontar el dolor y el sufrimiento? ¿Llorarás lleno de desesperanza o practicarás en cambio las técnicas que te conferirán ecuanimidad y te ayudarán a trascender el sufrimiento mientras te ocupas de curar la dolencia?". Ellos te urgen a poner en práctica remedios dictados por el sentido común y a controlar simultaneamente las emociones, de modo que si pierdes la salud y sobreviene el dolor no te abandones a la desesperación. En otras palabras, hacen hincapié en la importancia de entronizarnos interiormente en la felicidad pura del alma; una felicidad que no puede ser mancillada ni por los caprichosos vientos de los bellos sueños de la vida ni por las corrosivas tormentas de las pesadillas. Quienes habitualmente se aferran a la conciencia material no desean hacer el esfuerzo que se requiere para alcanzar ese estado de invulnerabilidad. Cuando sobreviene el sufrimiento, no aprenden de él y, por eso, repiten los mismos errores.

   En ocasiones, cuando viajo en automovil, puedo ver cuánta gente ha vivido antes en las casas por delante de las cuales paso, y cuánta gente residirá en ellas en el futuro. En una oportunidad, el Señor me dijo: "Observa los gallineros humanos y cómo sus ocupantes van y vienen. Así es la vida humana". No le prestes demasiada atención a las escenas cambiantes de la vida. Eres el Ser Inmortal y solo estás viviendo temporalmente en este sueño que algunas veces se torna una pesadilla. De éso trata la filosofía superior de los maestros de la India.

No hay comentarios:

Publicar un comentario