martes, 10 de abril de 2018

Un bien con un mal se paga

Un bien con un mal se paga

por literatometropolitano
Ica ce cual-li zec-chihua Ica ce amocual-li zectlaxtlahuia

Una vez, una serpiente iba pasando donde había muchos troncos tirados. Así iba cuando de repente se resbaló un tronco y le cayó encima. La serpiente gritó del dolor que le había provocado el golpe. Quería librarse y se esforzaba por zafarse de aquel tronco que la tenía atrapada; hacia mucho esfuerzo y termino agotada. Finalmente, se durmió por el cansancio.

No muy lejos de ahí vivía un hombre. Este hombre recordó que tenía que ir a buscar leña seca. Entonces tomo un lazo y su hacha. Y dijo a su esposa:

– Ya me voy a buscar leña seca.
– Sí, que te vaya bien.

Entonces, el hombre se fue buscando, viendo por donde había leña seca y árboles con ramas secas. En tanto, la serpiente seguía durmiendo. De repente, despertó por el ruido de la maleza y escuchó que alguien se acercaba. La serpiente se irguió u observó a su alrededor. Vio que un hombre venía subiendo. Buscaba dónde hubiera leña seca. En eso escuchó que alguien gritaba.

– ¡Hey!, tú, hombre, ven a ayúdame. Ayúdame, ayúdame por favor.
El hombre vio a su alrededor y dijo: “¿Quién me estará pidiendo ayuda?¿Quién? Porque no veo a nadie.” Y se fue caminando otra vez, buscando leña seca. En tanto la serpiente se dijo:”Le voy a gritar mas fuerte”:

– ¡Hey!, tú hombre, por favor, ven y ayúdame. Ven a quitarme un tronco que me tiene atrapada.
Al escuchar esto, el hombre vio a su alrededor y dijo: “¿Quién será? ¿Quién?”

– Aquí, aquí estoy atrapada por un tronco que se cayó encima de mí. Entonces, el hombre buscó por donde escuchó el auxilio que le estaban pidiendo. Fue subiendo por donde hay mucha maleza, pero en una parte había mucha maleza, y cuando pasó por aquel lugar fue que vio a la serpiente atrapada por un tronco. Le pidió la serpiente:

– Ayúdame, por favor. Mira este tronco cayó encima de mí y quedé atrapada, ahora no puedo salir.

– No, no te voy a ayudar, porque si te ayudo, después querrás comerme.

– No te voy a comer, pero por favor, ayúdame. Quítame este tronco.

– No, no, no puedo ayudarte porque me vas a comer.

La serpiente le suplicó más al hombre:

– Ayúdame y te prometo que no te voy a comer, pero ayúdame.

El hombre se compadeció de la serpiente, y le dijo:

– Esta bien. Te voy a ayudar, pero no me vas a comer.

– No, no te voy a comer.

El hombre puso a un lado su lazo y su hacha. Caminando donde estaba la serpiente atrapada.

Pero como era grande el tronco, el hombre llegó y lo fue levantando muy, pero muy despacio:

– Esta muy pero muy pesado.

La serpiente le suplico:

– Levántalo otro poco más.

– ¡Ah! ¡Ah! Pero esta muy pesado-. Hasta se puso rojo por el esfuerzo.

– Otro poco más, que todavía estoy atorada.

El hombre se esforzó más por levantar el tronco, lo subió un poco más, y le dijo a la serpiente:

– Salte inmediatamente. Ya no puedo sostener este tronco.

La serpiente salió rápidamente. El hombre soltó el tronco. La serpiente le dijo:

– ¡Gracias! Pero muchas gracias por haber levantado este tronco tan pesado y por ayudarme a salir. Muchas gracias, te lo agradezco, pero ahora te voy a comer.

– Pero, ¿por qué? Si te acabo de ayudar para zafarte de ese tronco que tenía atrapada, y si no te hubiera ayudado, te hubieras muerto, y ahora quieres comerme. ¿Por qué?:

– ¿Qué no sabes, hombre, que un bien con un mal se paga?

– No, no es cierto.

– Si no lo crees, hay que preguntarle a tres animales.

– Pues vamos a preguntarles.

Se fueron caminando. No muy lejos de ahí encontraron un burro que estaba pastando.

Este burro ya esta viejo. Entonces el hombre se acerco al burro y le dijo:

– ¿Tú qué opinas acerca de lo que dice la serpiente?. Ella dice que “un bien con Un mal se paga”. Yo fui a ayudar a la serpiente porque estaba por un tronco, entonces ella me pidió que le quitara el tronco y cuando levante el tronco, y la ayude a salir, me dijo que me va a comer. ¿Tú crees que esta bien lo que dice la serpiente?

El burro estaba masticando. Cuando terminó de masticar, dijo:

– Yo, cuando era joven y tenía más fuerza que ahora, me llevaban al monte a traer leña, me cargaban mucho y cuando ya no podía caminar por tan pesada carga, me pegaban con el lazo, con una rama de árbol…me pegaban mucho. Ahora que ya estoy viejo, me vienen a dejar al monte, ¿y Ahora que voy hacer?. Ahora aquí ando comiendo y se que me voy a morir. Moriré solo. Yo opino que la serpiente tiene razón: “Un bien con un mal se paga”.

Al escuchar esto, la serpiente se puso muy feliz. “Ahora si me lo voy a comer. Voy a comerme a este hombre.” A el dio miedo, Mucho miedo. Entonces replico:

– Pero falta todavía dos animales por preguntarles. Tú dijiste que iban a ser tres.

La serpiente le respondió:

– ¿Para que vamos a preguntarle a los demás animales? Ya tengo mucha hambre. La serpiente llevaba un día sin comer y tenía mucha hambre.

– Es mejor que te coma. Ya te voy a comer

– No, no, no. Faltan dos animales por preguntarles.

– Esta bien, vámonos – acepto la serpiente.

Fueron caminando en busca del otro animal. Ahí dejaron al burro pastando.

No muy lejos de ahí, encontraron un toro que también estaba pastando. El hombre se acercó al toro y le dijo:

– ¿Qué haces, torito? Escucha esto y dinos si esta bien lo que dice la serpiente: que un bien con un mal se paga. Escucha: ayudé a la serpiente a que saliera, porque y un tronco le cayó encima y quedó atrapada y no podía salir. Cuando la ayudé a salir, ella quería comerme, tú, ¿Qué dices?

– Eso sí es cierto: un bien con un mal se paga

– Pero, ¿Por qué?

– Ahora vas a escuchar por qué, Cuando yo era joven y tenía más fuerza, hacían que labrara la tierra con un arado y cuando ya no podía ir, ellos me pegaban con un lazo, con un palo, y a veces me picaban con púas del maguey… Y así fue mi vida hasta ahora que ya estoy viejo. Ahora ya no sirvo para nada. Ahora ellos quieren comerme. Es por eso que cuando me trajeron aquí al monte, me escondí y aquí me quedé. Ahora se que me voy a morir, pero aquí nadie me va a comer.

Al escuchar esto el hombre se puso triste y dijo:

– Está bien, entonces esta serpiente me va a comer.

– Ahora si te voy a comer. Es mejor que ya te coma. Nada más me estoy saboreando.
– Falta un animal todavía por preguntarle.

– Está bien. Vámonos.

Ahí dejaron al toro pastando. Iban caminando cuando vieron que venía bajando un coyote. Se acercaron.

– Coyote, por favor, ayúdame, tú que opinas, ¿está bien lo que dice la serpiente?

Cuando dice que un bien con un mal se paga.

– ¿Verdad que si es cierto? – dijo la serpiente.

– Quiero que escuches bien: yo le quite un tronco que estaba encima de ella, la tenía atrapada y no podía zafarse. Yo la ayude a salir, y ahora ella quiere comerme, pues dice que ” un bien con un mal se paga”.

El coyote escuchó con atención y contestó:

– Yo les voy a decir, siempre y cuando me muestren el lugar y me digan cómo fue.

Cómo pasaron las cosas. Lévenme al lugar de los hechos, y ya té diré, serpiente, si tienes razón o no.

– Si, sí, vamos – dijo la serpiente.

El hombre venía agachado. En tanto, la serpiente tenía mucha hambre. Llegaron donde estaba atrapada la serpiente. El coyote dejo:

– ¿Cómo fue? ¿Cómo Paso? ¿Cómo estuvieron las cosas? Tú, serpiente, ¿cómo estabas atrapada?
– Yo venía pasando por aquí y de repente se resbalo este tronco, me cayo encima y quede atrapada. Y este hombre levantó ese tronco que me tenía atrapada.

– Tú, hombre – pidió el coyote – levanta ese tronco para que la serpiente se meta.

Entonces el hombre levanto el tronco y la serpiente se metió y el hombre dejó caer lentamente el tronco. El coyote le pregunto a la serpiente:

– ¿Cómo te sientes? ¿Sientes que estás bien atorada? ¿Crees que puedas salir?

La serpiente se Empezó a mover, tratando de salir, pero no pudo.

– ¡Así estabas atrapada?

– Sí. Así estaba atrapada. No podía zafarme.

Entonces quédate ahí, que nosotros ya nos vamos.

– ¡No! No me dejen aquí. Quítenme este tronco. Quítenmelo. Ayúdenme, por favor.

– ¡No! Te ayudaron una vez, ¿y qué hiciste’ Querías comerte a este hombre. Así que ahí te quedas. 

Nosotros ya nos vamos.

Gritaba mucho la serpiente:

– ¡Ayúdenme! ¡Ayúdenme, por favor!

El hombre le dijo al coyote:

– ¡Muchas gracias por haberme ayudado!¿Cómo te lo agradeceré? Dime, ¿qué es lo que quieres por haberme ayudado?

– Mira, últimamente no me he sentido bien, si tú quieres darme algo, pues dame unos dos o tres borregos y con eso me lo agradecerás.

– Sí, sí. Mañana te los traigo. Aquí me esperas, yo aquí voy a venir.

El hombre llegó a su casa, ya no trajo la leña y le dijo a su esposa:

– ¿Qué crees que me pasó?

– ¿Qué cosa? ¿Qué cosa?

– Una serpiente me engañó. La ayudé a salir debajo de un tronco que la tenía atrapada y no podía salir. Cuando la ayudé a salir, ella quería comerme.

– ¿Quién te ayudó?

– Me ayudó el coyote.

– ¿Cómo fue que te ayudó?

– Fuimos otra vez donde pasó todo, donde estaba la serpiente atrapada, le colocamos otra vez el tronco y ahí se quedo otra vez.

– ¡Ah! ¡Ah! ¿Ahora qué vas a hacer?

– Pues yo le prometí al coyote llevarle tres borregos, así que me buscas esos borregos, los mejores que encuentres. Los pones dentro de un costal, para que de esa forma le dé las gracias al coyote por haber ayudado.

Se fue a dormir el hombre. La mujer se quedó ahí sentada y dijo: “¿Yo le voy a dar mis borregos? ¡Cómo no! Si muchas veces me ha robado mis pollos, y ahora quiere que le dé mis borregos. ¡No! “Recordó que tenía unos perros que mordían mucho, y pensó: “Ya sequé es lo que le voy a dar a ese coyote”. Salió a buscar el costal, encontró el costal y se fue directamente donde estaban los perros. Les amarró un poco la boca para que no ladraran y los fue metiendo. Cuando terminó de meter los perros dentro del costal, se fue a dormir.

Al otro día, temprano, se levantó el hombre. Y vio en la puerta que ahí estaba el costal.
Miró a su mujer; estaba durmiendo. Se fue hasta la puerta y se cargó el costal. Se fue. En tanto, La mujer se estaba haciendo la dormida, hasta se estaba riendo: “¡Ji! ¡Ji! ¡Ji!” ya se salió el hombre cargando el costal. Se fue caminando hasta donde quedó de verse con el coyote.

Va caminando, llegó al lugar y vio que ya estaba esperando el coyote. Hasta se va riendo el hombre, llegó y le dijo:

– Ya llegué. Aquí están los borregos que te prometí; con esto te doy las gracias por haberme ayudado.

– Ahora yo te agradezco por haberme traído estos borregos. Con esto voy a quedar bien otra vez.

– Bueno, yo ya me voy. Que los disfrutes bien y muchas gracias por haberme ayudado.

Ya me voy.

Ya se fue bajando la cuesta. En tanto, el coyote decía:

– ¡Que rico voy a comer ahora! Voy a comer rico.

Cuando abrió el costal se llevó una sorpresa. Salieron unos perros que lo empezaron a morder. Lo anduvieron revolcando. Lo mordieron mucho. Quien sabe cómo logró escapar de los perros. Pero los perros lo fueron correteando. En tanto, el hombre, que ya venía más abajo, escucho al coyote a lo lejos decir:

– tenía razón la serpiente al decir que “un bien con un mal se paga”.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Hasta cuando es bueno luchar por algo o alguien



Esta es una buena pregunta, que supongo nos hacemos muy a menudo, ¿Hasta cuando es bueno luchar por eso que tanto quieres?, en muchas de las ocasiones nos pasamos luchando por amores no correspondidos, por amistades faltas, por cosas maritales que por mas que luchamos nunca llegan, y es ahí en ese justo momento cuando debemos de pararnos y preguntarnos a nosotros mismos, ¿Cuanto más debo luchar por ello? y es simple, el cuerpo es sabio así como la vida misma día con día nos avisa nos dan esas señales de que es tiempo de luchar por eso, como identificarlo, cuando eso por lo que luchas día con día ya más que causarte satisfacción o felicidad se vuelve dolor y tormento es justo ese momento cuando debemos de parar de luchar, quizá no es el tiempo aun de que algo suceda, quizá en el peor de los casos nunca llegue a nada, pero lo que puedes tener por seguro es que eso por mas mínimo que sea aveces nos deja un aprendizaje a futuro muy cabrón, quien piense que la vida es fácil esta equivocado, en la vida aprenderás la mayoría de las lecciones a putazos, por que esto, por que por la simple no la entendemos nunca, el ser humano en muchas de las ocasiones necesita tocar fondo para darse cuenta de las cosas que estaba haciendo mal o que hace mal, esas cosas que lo tienen a uno haciéndose daño, por que es falso ese pensamiento de "Ella, el, ellos, todos me han hecho daño", el único que se ha hecho daño eres tu al no querer ver las cosas a simple vista, al seguir luchando por algo que sabes que no sucederá, que no llegara, nadie más que tu mismo tienes la clave del éxito y felicidad en la vida, las personas aveces pueden ser un factor para poder salir adelante o ser un pequeño impulso, pero nadie más que tu tienes el poder de cambiar las cosas a tu favor, este cambio o decisión trae consigo muchos sentimientos encontrados, los cuales deberás dejar salir para así sanar la situación aprender y emprender de nuevo el camino a lo que te llena, te gusta y te hace feliz.

Como en mis anteriores notas del 2014 cuando escribía mas seguido, vuelvo a decirlo, no me considero un buen consejero por que no lo soy, solo soy un wey que escribe sus experiencias, y trata de día a día aprender de ellas para no volver a caer en las mismas pendejadas, de igual manera espero que al leer esta pequeña nota entiendan un poco el punto y dejen de sufrir a los pendejo y tomen las riendas de su vida en favor de  ustedes.

Si bien nunca hay que darnos por vencidos, hay que saber cuando esa lucha la ganas dejándola a un lado y no siguiendo recibiendo putazos.

R. Tamez

miércoles, 28 de febrero de 2018

No quiero (NO PUEDO) estar contigo, pero tampoco quiero estar sin ti.

Y bueno, 4 años después regreso con un tema viejo, el famoso ¨No quiero estar contigo, pero tampoco quiero estar sin ti" pero ahora revolucionado al "No quiero o NO PUEDO estar contigo, pero tampoco quiero estar sin ti".

Por que el NO PUEDO, puede ser por varias causas:

1.- Estabilidad económica: aunque muchas personas digan que no es verdad, en la actualidad y más ahora veo casos en los cuales la cuestión económica es uno de los factores principales para que dos personas que se quieren no estén juntas, ¿Porque? pues en mucho de los casos en especial en las mujeres, es por que desde pequeñas se les inculta el famoso; "Mija tu debes de buscar a un buen hombre, trabajador y con dinero para que te mantenga", en otros casos es simplemente el conformismo de tener todo y fingir tener una relación perfecta económicamente, pero quebrada sentimentalmente.

2.- La consciencia social: esa que nos dice que si eres de un estatus económico debes tener de pareja algo igual, si eres de una religión debes tener una pareja que comparta tu creencia, que si es gordita y tu flaco no se pueden, que si eres feo y ella bonita no se puede, que si esto, que si el otro y mi pregunta es la gente que chingados sabe, muchos de los que te aconsejan o te dicen que no hagas algo, son los más empinados, si no me creen fíjense hacia dentro de la vida de ellos y verán lo empinados que están.

3.- Una relación actual o pasada: a que nos lleva esto, puede ser esa situación en la que conoces a un chavo o chava, que tiene una relación, una relación fracturada, distante, sin sentimientos ya de por medio, llena de costumbre, por que muchas relaciones así de fracturadas no terminan por la simple costumbre de tener a alguien a tu lado aunque ya no seas del todo feliz, este punto para mi es el mas relevante de todos, por que es el que mas jode a todas esas personas que se conocen en esa situación, que saben que se quieren y quieren estar uno con el otro, pero quien vive en esa relación no quiere soltar a la otra persona quizá por el miedo a no saber si funcionara algo nuevo, si durara, si no se repetirá lo mismo que ya vivió con la otra persona, pero como saber eso si no lo intentas, si no te arriesgas a vivirlo, en muchas de las ocasiones el que arriesga gana, y que mejor  que al arriesgar termines con esa persona que siempre quisiste por el tiempo de deba durar, ya que en esta vida nada es para siempre, solo queda disfrutar el momento, el día a día.

Y bueno estos son los tres puntos principales para mi por los que el NO PUEDO llega a existir, pero lo que si es más jodido es que ante este tipo de circunstancias te digan NO TE QUIERO PERDER, NO QUIERO ESTAR SIN TI, pero tampoco quieren estar al 100 % contigo y eso ya no se vale, si bien cuando queremos a alguien de verdad, hacemos lo imposible por estar con esa persona, pero que ojete es ese sentimiento de llagar a casa y saber que esa persona el final del día lo comparte con alguien más y tu eres esa persona que quiere, pero NO PUEDE tener a su lado.

No siento que sea el mejor consejero y ni siquiera me gustaría llamarlo a esto consejo, pero hagan lo que crean que es mejor para ustedes, sin fijarse en lo que la gente diga, o las otras personas sienten, al final nadie es dueño de tu vida más que tu y en ti esta el estar bien contigo mismo, arriesgense si estén del lado que estén, si bien da miedo la incertidumbre de saber que pasara, es pero perder a esa persona que tanto quieres por no arriesgar por su felicidad.

R. Tamez

jueves, 15 de mayo de 2014

Cerrando ciclos.



Cerrando ciclos.

Creo que este es uno de los temas más cabrón para todos, cerrar ciclos de trabajo, familia, relaciones, amistad, etc. Hay infinidad de ejemplos para dar en este caso de cerrar los ciclos, pero por que les tememos tanto, porque si muchas veces sabemos en que terminara preferimos seguir como pendejos sufriendo en lugar de comenzar a cerrar esos ciclos viciosos que solo nos hacen daño día con día.
Simplemente porque autores como Coelho, frases, cuentos, novelas, películas, etc. Nos vienen con sus fantasías de lucha por lo que quieres que al final será tuyo, y ahí estamos todos como idiotas, luchando por amores, amistades, trabajos, etc. Pero lo que nunca nos dicen es que al decir “Lucha por lo que quieres” es meramente interior, es luchar por tu salud, tu bienestar, tu felicidad, no luchar por cosas materiales, humanas, etc, que no tienen la misa pasión que tú, la misma entrega, el mismo pensamiento.
Un ejemplo es el que una vez quien fue mi master en meditación me dijo, que en la india a las personas que les iba bien se les acostumbraba a regalar elefantes, entre mejor te iba más elefantes tenías, pero porque regalar elefantes, esto lo hacían para bloquear su dinero, sus ingresos, se convertían en los elefantes blancos, los cuales como regalos no los podías regalar, donar, vender, etc, y te llevaban a la quiebra con sus gastos en comida, y veterinario.

Que pasa en la vida, muchas veces deseas tanto un carro que se convierte en tu elefante blanco, lo compras por fin el carro de tus sueños, y que pasa, falla la máquina, le fallan las llantas, le empieza a fallar todo, chocas y que pasa terminas más invirtiendo en el que en lo que realmente lo disfrutas.

Pasa igual en las relaciones amorosas o de amistad, muchas veces uno  lucha tanto por tener algo bueno en amor o amistad, y aunque ves rechazo sigues y sigues porque Coelho te decía que el universo conspira a tu favor, porque Neruda te dice;  queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, y así muchos más autores te dicen una cantidad de frases motivacionales que al no ser realmente bien explicadas las empleas de la manera incorrecta, muchos culpan hasta a su Dios, de ojete no lo bajan solo porque las cosas no les salen como ellos desearían, pero volviendo al ejemplo del elefante blanco  pasa lo mismo en todas las situaciones, ya una vez que luchaste y no recibiste nada a cambio, cierra el ciclo, da la vuelta, no dejes que se convierta en el elefante blanco que te va a joder, hasta que toques fondo, te emputes y abras los ojos.

Existe una frase que si la lees bien, la entiendes captaras su mensaje, dice: “Recuerda lo que quieres y olvida lo que sientes”. Quien la escribió no sé, pero me gusta un chingo. Recuerda lo que quieres, que es para ti, en lo personal que quieres, felicidad, amor, salud, dinero, que quieres para ti, en este apartado deja fuera a personas, cosas, hechos, etc. Olvida lo que sientes, por que olvidar, muchas veces lo que nos detiene de hacer las cosas es ese sentimiento de que dirán, de si será o no lo correcto, de es que lo amo, es que la amo, es que esto, es que el otro, siempre los sentimientos nos vendrán a joder la madre si así dejamos que sea, por eso es bueno recordar lo que uno mismo quiere y desea, y olvidar lo que sentimos muchas veces estúpidamente.

A que voy con tanto choro es que muchas veces tenemos la clave de la felicidad al alcance de nuestras manos, muchas veces sabes lo que tenemos que hacer y qué es lo correcto, pero preferimos sufrir, si los seres humanos somos demasiado masoquistas, amamos sufrir cuando no es necesario. Sé que cerrar ciclos duele y cuesta un chingo, sientes el corazón hecho mierda, te sientes sin fuerza, quieres simplemente acostarte en tu cama, llorar y esperar que un día llegue alguien a decirte ya todo está bien, anda levántate, te da miedo perder personas que realmente amas, te frustra el sentimiento de pensar que las cosas no salieron como tu pensabas o soñabas, pero no hay más en esta vida, más que chingarle y salir siempre adelante.

Ahora otra no creas que por alejarte de personas, o dejar cosas ya eres la persona más mierda del mundo, simplemente lo que pasa es que te amas tanto que haces cambios, la vida es un constante cambio, muchas veces tenemos que aprender a perdonar, liberar y dejar ir a personas, hechos, circunstancias, cosas, etc. Tanto para crecimiento personal como crecimiento para ellos, esto no quiere decir que en un futuro se reencuentres y pase algo de nuevo la vida igual está llena de sorpresas, así que empieza a cambiar, empieza a dejarte de tonterías y sufrir a lo wey. Hagamos los cambios diarios necesarios para crecer personalmente y ser felices.

De nuevo me despido esperando entiendan el pequeño mensaje o consejo que les quiero dar, vuelvo a lo mismo de siempre soy un simple mortal aprendiendo a vivir y sobre todo aprendiendo de sus aciertos y errores.

 Raúl Tamez

lunes, 12 de mayo de 2014

Me da miedo pensar que la tristeza se volvió una moda y estar roto se hizo un estúpido concepto.




En la actualidad estoy viendo esta como una realidad demasiado cotidiana en las personas, algunas por falta de amor, otras en busca de amor, otras tienen ese amor, pero se hacen pendejos y le encuentran miles de defectos.

Quien se la pasa buscando amor, y se enamora de una persona, después de otra, y así sucesivamente va encontrando amoríos fugaces, realmente está esquivando encontrarse a sí mismo, buscando en otra persona eso que tanto le hace falta en su vida, pero que muchas veces al final de cuentas te das cuenta de que no es lo que tu esperabas, y vuelven a su rutina de buscar amor donde si tú mismo no te amas no lo encontraras en otro lugar.

Quienes estúpidamente están en busca del amor, solamente van haciéndose pendejos en la vida, porque si no te amas a ti mismo, nadie vendrá a hacerlo por ti, si bien una persona puede quererte es solo un simple complemento en tu vida, mas no es tu vida completa, que pasa, después cortan y estas que te lleva la chingada por que sientes que fracasaste, sientes ese deseo estúpido de que no vales la pena, que no mereces el amor, vives reprochando al cielo porque solo te pasan esas cosas a ti, porque nadie puede amarte como tú quieres, pero como lo dije en el párrafo de arriba, si no te amas a ti mismo, si no te centras, te detienes a ver qué es lo que realmente quieres en tu vida, seguirás repitiendo los mismos patrones, una y otra vez, hasta que aprendas la lección o te mueres con ese sentimiento frustrado.

Quienes tienen el amor y se la pasan buscándole defectos, o cosas para no disfrutarlo, son los peores y más empinados a mi parece, muchas veces tienes a esa persona que siempre has deseado, que siempre habías querido, no ese personaje de película o novela, pero si ese amor real, y que haces, dudas del amor, muchas veces por miedo a perderlo, pero es peor dejarlo ir sin haber intentado algo, tienes con esa persona ese afecto, tiempo,  todo lo que buscas, pero algún defecto buscas para no aceptarlo, y buscas por otros lados amores fugaces que no te llevaran a nada, más que a seguir sufriendo, acepten el amor, vivan la pasión de ser amado, de vivir un amor sincero y no solo un pasatiempo, no pierdan a  esa persona por una estupidez.

Recordemos una cosa señores, señoritas, vámonos dejando ya de cosas, que la sociedad cada vez está más enferma, ahora todo mundo vive deprimido, se han olvidado de vivir, disfrutar la vida, ser felices, ahora por cualquier cosita se la pasan deprimidos, frustrados, buscando donde no hay nada más que los mismos patrones de errores que vienen arrastrando, muchas veces tenemos que romper ciclos en la vida, y aunque nos duele, y sentimos el corazón roto, estrujado, usado, sentimos esa ansiedad, ese dolor de estómago, ese juicio mental que solo te confunde cada día más, sientes ese cansancio de ya no poder y querer hacer nada, sientes que nunca se solucionaran las cosas o lograras lo que estás buscando, pero déjame decirte que justo en ese punto es cuando sales, una vez que tocas fondo, se abren los ojos del alma y corazón, y bien si por un tiempo sufrimos y somos la víctima, después volteas a ver hacia atrás, y ves eso que por mucho tiempo te hizo mal y te ríes, y dices “No mames por esa pendejada me estaba llevando la chingada, que pendej@ fui”.

No soy un monje budista, ni un gurú de la felicidad, mucho menos un líder espiritual y motivacional, soy un cabrón común y corriente, más corriente que común, que está aprendiendo a vivir a bases de los putazos que nos da la vida, que día a día lucha por salir y cambiar los patrones de la conciencia social actual, que cree en el amor sincero, que cree en la felicidad, y que hoy les dejo este consejo o intento de consejo, dejemos de repetir los mismos patrones una y otra vez, dejemos de vivir en una depresión buscando falsos amores, aprendamos a vivir, a amar, a ser felices y mandemos a chingar a su madre todos los problemas en la vida…

jueves, 1 de mayo de 2014

No quiero estar contigo, pero tampoco quiero estar sin ti.




No quiero estar contigo, pero tampoco quiero estar sin ti.


Tantas veces he visto eso que se me empieza a hacer algo natural en la vida cotidiana de las personas. Ese egoísmo de no querer soltar a esa persona que sabes que te hace bien, que siempre esta cuando necesitas de alguien, esa persona que te entrega su amor sin condición alguna. Pero es la misma persona que te pide una oportunidad y se la niegas, esa persona que solo quiere amarte, y tú quieres amistad, esa persona que muere por ti y solo lo ves como ese apoyo inquebrantable.

Pero qué pasa cuando ves a esa persona que siempre ha estado a tu lado, que siempre te ha rogado, que siempre ha esperado una oportunidad contigo, no se aleja de ti, pero si comienza a rehacer su vida, a tal vez darse la oportunidad de conocer a alguien más que si quiera como él/ella arriesgar todo por amor, te emputas, te llenas de celos, te encabronas con medio mundo, de put@ no lo bajas, de traicionero lo cuelgas, pero señores, señoritas, nada de eso que ustedes piensan de él es cierto, lo que pasa es que esa persona abrió los ojos, y créanme no deja de tener ese amor por ustedes, pero pues digo él/ella también tiene su corazoncito y su orgullo. Y bien, no, nos hagamos las victimas, ni pendejos, sabíamos que tarde o temprano pasaría, lo que pasa es que su ego y su orgullo les hace esa mala jugada.

Pero como ya es costumbre no solo atacare a las mujeres, sino también a los hombres, pero empecemos con las mujeres, gracias a mi señora madre que me dio buena educación y aprendí que las damas son primero.

Mujeres: el ser más hermoso del mundo, la creación divina que si existe un dios de verdad pudo haber creado, ustedes que nos llenan de amor todos los días, que con tan solo una sonrisa pueden doblegar a la persona más fuerte del mundo, ustedes que también nos pueden mandar a chingar a nuestra madre en un segundo. Mujeres por que, realmente me he cansado de hablar con mujeres y preguntarles, ¿Por qué chingados si tienen a la persona que siempre han soñado, que siempre han querido, que saben que es la indicada? ¿Porque la mandan a chingar a su madre por un patán, ojete, etc? Que es eso tan difícil para ustedes de aceptar, algunas me dicen que es porque no les gusta lo fácil, ok, eso puede ser comprensible, pero porque cuando se pone difícil si la quieren. Otras me comentan que les llaman más la atención los retos, ok creo que a todos eso nos engancha más, otras estúpidamente me han comentado que por que no merecen ese amor, y ahí surge otra pregunta ¿Quién chingados les dijo que no lo merecen? Creo que aunque tiempo atrás hayas cometido una pendejada con alguien o por x’s razón hayas obrado mal no quiere decir que no merezcas el amor, por que tenerle miedo a la felicidad y al amor, pero ese puede ser otro tema.

Realmente mujeres no le teman al amor, no se dejen llevar por su ego u orgullo, no dejen pasar la oportunidad de ser felices con esa persona que esta con ustedes por amor y no por interés o calentura, si bien no existe el amor de novela o el amor de películas, si existe el amor real de dos personas comunes y corrientes que desean aceptar el reto y que mejor que vivirlo día con día. No pierdan a esa persona por una pendejada de la llamada conciencia social actual, la cual solo le dice que sufran como en las novelas que al final del capitulo terminaras casada con el hombre de tu vida.

Hombres: ustedes que cedieron una costilla para darle vida a la mujer, ustedes que son el sustento de toda casa, ustedes que son esa protección que toda mujer necesita, ustedes los ojetes que se dejan llevar por la cabeza de abajo y no la de arriba. Acá que puedo decir, soy hombre, no soy perfecto mis errores he cometido tiempo atrás, pero la mayoría de los hombres temen al qué dirán, temen al amor, prefieren vivir una vida como dicen las canciones buchonas de banda, lleno de plebes, buchanan´s (Espero me den regalías por mencionarlos) y sobre todo andar cogiendo con una y con otra de antro en antro. Muchas veces conocen a esa mujer buena, de buenos sentimientos, que se preocupa por ellos, que está al pendiente de ellos, que lo único que quiere es ser feliz a lado de ese hombre de sus sueño, pero no, en muchas ocasiones nos vamos con la culera que solo se aprovecha de nosotros, con la que solo nos toma como pasa tiempo, la que solo quiere una aventura y no algo serio, y que decimos todos en coro; “Todas las pinches viejas son bien interesadas” “Al chile cuando encuentre una morra seria me caso” y ahí está la pobre chava aun parada afuera del registro civil esperando al pendejo que abrió el hocico por dolido.

Hombre no sean pendejos, si conocen y saben que tienen a esa chica a su lado no la dejen ir, no sean uno más de la bola de idiotas que terminan con embarazos no deseados, casados a la fuerza con mujeres que no quieren, viviendo una vida amargada por una pendejada, la vida es muy corta, y el amor cada vez se vuelve más difícil de encontrar, pero aún existe, así que vamos dejándonos de prejuicios y pendejadas y comencemos por darnos la oportunidad y darle la oportunidad a esa mujer que nos entrega sus sentimientos sin pedirnos nada a cambio.

Y bueno, la neta se me hace una idiotez esa frase, y más aún que si existen muchas personas que las piensan y las toman como parte de su vida, que prefieren sufrir a lo pendejo que dejarse ser amados y felices, pero bueno, espero entiendan mi mensaje, y si no pues se chingaron porque era bueno el mensaje que les daba, no ya bien dejándonos de bromas. No dejen ir a esa persona que tienen a su lado por amor, de verdad oportunidades hay muy pocas en la vida para perderlas por pendejadas y chiflazones, dense la oportunidad de amar y ser felices y hagan que con esa oportunidad otra persona pueda también ser feliz y amada. 


                                                                                             Raúl Tamez

miércoles, 26 de marzo de 2014

Por qué le tenemos miedo al amor.


¿Por qué le tenemos miedo al amor?

Muchas veces ese temor a enamorarnos ha sido causado por un desamor del pasado, un amor que nos lastimo, que nos engañó, un amor que pensábamos seria para siempre y termino antes de lo imaginado. Siempre que vivimos algo así al final de la relación juramos ser más fríos en el amor, para no sufrir más, otros optan por no creer más en el amor, algunos otros estúpidamente lo toman a juego, como una diversión pasajera, sin la seriedad que requiere a veces el amor.

Pero sinceramente que culpa tiene esa nueva persona de que antes de ella hayamos sufrido por un amor mal correspondido. Que culpa tenemos nosotros mismos de haber vivido esa situación con una persona que tal vez creíamos que sería esa persona con la que estaríamos el resto de nuestra vida.

Si bien siempre he sido uno de los que más se burlan de las fantasías amorosas, de relaciones de cuentos de hadas o de telenovela, creo que el amor verdadero existe, no ese amor de promesas, no ese amor de juramentos eternos, creo en el amor de conocer a una persona especial que mueve tus sentidos, que te hace cometer locuras, que te hace dejar de lado el ego, creo en el amor que día con día se va forjando para vivir la eternidad en el presente y no el sueño del futuro.

Si bien somos humanos y como tales día con día evolucionamos, cambiamos de pensamientos, maduramos, etc. Todos estamos expuestos a enamorarnos cuando menos lo pensamos, y aquella situación que alguna vez nos la pudieron hacer a nosotros después podemos cometerla.

Por eso vale más vivir el amor día con día que, vivir un amor haciéndose promesas y juramentos de siempre amarse, siempre estar juntos, si bien como dice aquella canción del ya fallecido Jonny Laboriel, la vida es una tómbola y nunca sabes que te deparara el futuro.

Pero volviendo un poquito a lo primero, ¿porque hacernos más fríos? ¿Por qué hacernos secos en el amor? ¿Por qué no aceptar y vivir la experiencia de nuevo sin pensar en lo que antes viviste? Si bien puede ser una defensa propia de nosotros por el rechazo a volver a sufrir, creo que de igual manera sufres, porque muchas veces sientes algo por esa persona que está en tu presente, pero entras en la negación de no querer estar con esa persona por temor a que no funcione, a que algo malo vuelva a pasar, a que te vuelvan a lastimar, sin ver que tu solo ya te estas lastimando y lastimas también a esa persona.

Como diría ahora la canción de José José, “Ya lo pasado, pasado” y es verdad, nunca sabes cuándo conocerás a esa persona especial en tu vida, dure lo que dure la relación, para cada quien hay un tal cual, eso de que si no se dio fue porque algo mejor vendrá para ti, o no te tocaba el amor aun, se me hace una reverenda mamada, como sabrás que no era esa la relación que era la mejor para ti, la duradera, la que te llevaría al límite de amar de nuevo a una persona, solo por el temor a no sufrir. Y que pasa muchas de las veces, rechazas la oportunidad de ser feliz y en seguida el tan famoso “Karma” (No existe) te llega y te chinga, conoces a una persona, juras es la especial, y madres, resulto ser igual o peor que aquella relación que antes tuviste y te lastimo.

Así que creo que es tiempo de dejar los temores atrás, a todos en esta vida nos tocara sufrir, llorar, amar, ser felices, siempre y cuando así lo queramos nosotros mismos, nadie más que nosotros puede controlar lo que nos pasa en esta vida, y si por temor a vivir algo desagradable dejas de vivir, pues con todo respeto, pero que “pendejo” estas, vive la vida, como diría otra canción (Lo se ando muy inspirado en canciones) “La vida es para gozarla, la vida es para vivirla mejor” de los Cadillac´s, aprendamos a hacer eso, a vivir la vida, a dejar de rechazar las alegrías por temores, a dejar pasar amores por miedo a sufrir, dirán que a como chingo pero que razón tiene mi Chávela Vargas “Nadie muere de amor, ni por falta, ni por sobra” así que arriesguémonos a amar, arriesguémonos a querer vivir felices.



Solo puedo darles un consejo, si lo toman bien, si no, pues ni modo, vivan el amor sin ataduras, en una relación nadie es dueño de nadie, son los almas libres que aceptaron el vivir día a día la experiencia del amor, la experiencia de compartir con alguien sus alegrías, tristezas, éxitos, fracasos y demás, el amor posesivo solo conlleva al dolor, a la amargura, a la insatisfacción, el amor libre te hace volar de la mano con esa persona tan especial que tienes alado, vive el amor con libertad., y vivirás un amor pleno.

                                                                                                       Raúl Tamez