jueves, 18 de agosto de 2011

Greenpeace rechaza la construcción del estadio de Rayados en La Pastora


 El grupo local de Greenpeace se pronunció contra la construcción del estadio de futbol de los Rayados en el bosque La Pastora, porque las autoridades estatales no deben avalar una política de depredación inmobiliaria que está dejando sin recursos forestales a los habitantes de Nuevo León.
La agrupación ambientalista detalló que la obra –ya autorizada por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), aunque asociaciones civiles y ciudadanos preparan recursos de impugnación– pretende realizarse en un predio de 24.5 hectáreas, aledaño al Área Natural Protegida (ANP) Nuevo Parque Ecológico La Pastora.
Sin embargo, la ANP. Decretada en marzo de 2009 por el gobierno de Nuevo León para preservar el entorno del bosque La Pastora y proteger el medio ambiente, no incluyó las 24.5 hectáreas concesionadas a Grupo Femsa para la construcción del estadio, aun cuando forman parte de un ecosistema integral.
Greenpeace detalló que en el bosque La Pastora existen 107 especies de fauna, entre las cuales se destacan algunas de protección especial, amenazadas y en peligro de extinción, como el loro cabeza amarilla, además de que el bosque alberga al último río vivo de la ciudad (La Silla), rodeado de encinos y sabinos integrando un ecosistema vivo.
La agrupación ambientalista recordó que en 2010 el gobierno neoleonés elaboró el Programa de Acción ante el Cambio Climático (PACC), en el que reconoce como principal problemática “el acelerado deterioro del entorno –agua, suelo, aire y ecosistemas–, debido a un crecimiento desordenado y una deficiencia en el uso de recursos”.
El programa, abundó, también señala a las especies de matorral semiárido como parte de las finalidades prioritarias para la conservación de la vegetación, lo cual confirma el valor del ecosistema que existe en el bosque La Pastora y la importancia de su conservación como acción ante el cambio climático.
Precisó que ciudadanos y colectivos coinciden en que el estadio no debe ser construido en el bosque La Pastora y que las autoridades estatales no deben avalar una política de depredación inmobiliaria que está dejando sin recursos forestales a los habitantes de Nuevo León.

En tanto, Ángel Tovalín Castillo, representante juvenil ante el Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable PNUD-Semarnat núcleo Nuevo León, presentó su renuncia al organismo, por considerar inaceptable la burla que cometió Brenda Sánchez Castro, delegada de la Semarnat, al ignorar y despreciar la recomendación que hicieron los consejeros ciudadanos, en el sentido de negar los permisos para el estadio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario