jueves, 29 de septiembre de 2011

Un hombre y un cangrejo…/ Científico de la UANL se lanza a salvar una especie de cangrejo regiomontana

Hace 15 años debió extinguirse, pero como todo lo regio, pelea con uñas y dientes en contra de la adversidad





Se pierden los símbolos regios… se pierden los valores regios… y por si faltara, ¡El cangrejo regiomontano está en vías de extinción!

Lo terrible, es que esta especie tan nuestra, de la que casi nadie tenía conocimiento, pudiera pasar de la presencia a la extinción sin que la comunidad regiomontana supiera alguna ves de ella, pero cometiendo errores para arrasarla.

Gabino Rodríguez Almaraz es un científico regiomontano, de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quien se puso en hombros la tarea de salvar este valor regio, como una manera de salvar todos esos símbolos norestenses que parecen escaparse de nuestras manos.

Maestro en la facultad de Ciencias Biológicas de la UANL, Rodríguez Almaraz ha trabajado por más de 25 años con esta especie de crustáceos y cree que de seguir las condiciones y factores que se han estado dando en los últimos años, la extinción del procambarus regiomontanus sería inevitable”.

Pero como todo lo regio, se aferra, pelea con uñas y con dientes y se mantiene, en escasa población, todavía en alto riesgo… pero viva.

“Nosotros estimamos en los 90´s que esta especie iba a desaparecer en unos cuatro o cinco años, sin embargo hasta la fecha ha prevalecido”.

¿Qué es el procambarus regiomontanus?
“Es un cangrejo de río o acocil, esos son los nombres comunes, pero algunas personas le conocen como langostinos, sólo que ese término estaría mal empleado para esta especie; langostinos es otro grupo de crustáceo, es decir otro tipo de animal”
.
“El procambarus regiomontanus vive en agua dulce, ríos, arroyo, manantiales, canales, presas, incluso hasta en ambientes de caverna” explica el profesor.

Gabino Rodríguez menciona que antes de los 80´s era común encontrarse con un cangrejo nativo, pues afirma que era una especie común en el estado…

“De 1985 hacia acá, empezamos a ver una declinación, es decir una reducción en la poblaciones, si ibas a un río ya no lo encontrabas.

“Esta declinación o desaparición de esta especie, tuvo que ver con varias cuestiones de transformación o modificación, o contaminación de los ríos, pero además coincide la presencia de otra especie de acocil, lo que es el acocil rojo”.

El acocil rojo o proclambarus clarkii es una especie de crustáceo más resistente al nativo y de ahí su competitividad para sobrevivir.

“Ese acocil rojo, proclambarus clarkii , es una especie que es competitivamente más activa que la especie nativa, entonces por cuestiones reproductivas tienen mayores eficiencias reproductivas, ciclo de vida corto, tolerancia de diversos factores ambientales como reducción de oxigeno en el agua, contaminación, PH elevado, eso le confiere una situación de privilegio en un ambiente, al estar con una especie como el regiomontanus, uno tolera más, el otro menos , y pues lógicamente el regio se reproduce menos.

“Entonces esa reducción va ligada con todos los factores ambientales que ha sucedido de 1985 a la fecha, más la presencia de este acocil rojo, y ahora solamente en dos localidades podemos encontrar al acocil regiomontano, que son en una parte del río la silla, en Guadalupe, y en el parque Sabinal, en Cerralvo, ahí están presente la especie, son las dos únicas zonas que hemos detectado, actualmente constantemente lo verificamos que todavía estén ahí, vamos al parque el Sabinal constantemente, hemos estado yendo al río la Silla y lo hemos estado encontrando también” explica.

Ahora el profesor e investigador se encuentra trabajando con esta especie, realizando trabajos biológicos, ecológicos, de distribución y cultivo, para que prevalezca.

“Estamos realizando trabajos desde reproducción, ecológico y de distribución.
“En el caso del parque Sabinal, ahí se ha mantenido la población porque están encerrados los animales, ahí es un parque nacional federal, donde se protege al sabino, esos árboles gigantescos, es lo que se está protegiendo y dentro de ese bosque hay ríos, unos cuerpos de agua muy pequeños, donde habita el acocil regio, entonces indirectamente se está protegiendo a esta especie nativa.

“Allá en Cerralvo, creemos que van a durar más tiempo porque hay un programa de protección aunque no al acocil, sino hacia el sabino. Pero incluso ya la gente del parque, hemos tenido contacto con ellos, y hay un programa de educación ambiental donde le dicen a la gente que si los ven no los capturen, porque lógicamente esa agua sale del parque y fuera del parque ya no hay un control, entonces le dicen a los poblados, a los visitantes en Cerralvo, que traten de evitar capturarlos para comérselos, o simplemente por verlos o jugar con ellos y finalmente se mueren los animales.

“Y en el caso del río la Silla, a pesar de todas las modificaciones, el huracán, primero que tuvimos el Gilberto, después el Alex, que azolvó todo el río, a pesar de esas condiciones, se sigue manteniendo esta pequeña población e incluso en el río la Silla ya viven juntas las dos especies, el rojo y el regiomontanus” menciona Rodríguez Almaraz.

“El ser humano tiene mucho que ver en la desaparición de los animales, no solamente de esta especie, sino de otras especies acuáticas y terrestres; el humano tienen que ver con su reducción en población y lo más lamentable, en su extinción” puntualiza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario