lunes, 29 de octubre de 2012

Sociedad Atípica sin Valores...




El día de hoy por la mañana en el cruce de las Calles Tapia y Julián Villareal. Calles a las cuales camino para poder tomar el camión que me trae a la oficina, me toco vivir algo que espero no se vuelva a repetir, un acto vandálico que me lleno de tristeza, enojo, decepción e impotencia.

Llegando a ese cruce, donde usualmente tomo el camión (Ruta: Álamo) para poder alcanzar lugar ya que si lo tomo en Tapia y Félix U. Gomez, no siempre se para por la cantidad de gente que se sube, me toco ver el asalto a una señora, un asalto echo por dos jóvenes de aspecto pandillero, al principio tarde en actuar por miedo, ya que valoro y amo mi vida, pero no podía quedarme parado y ver como la golpeaban y quitaban su bolsa, poco a poco empecé a caminar hacia donde se encontraba la señora en combate por mantener su bolsa con ella ante dos chavos que brutalmente la golpeaban y arrastraban por la calle, cada paso que daba, lo daba con miedo y adrenalina, pero ese miedo y esa adrenalina se empezaron a transformar en enojo al ver que pasaba gente en los carros y solamente como si fuera un espectáculo, volteaban a ver el asalto, otro señor que se encontraba a unos pasos de la señora, prefirió correr y meterse a un local en lugar de ayudar a la señora, saque un Gas Pimienta que siempre cargo en mi mochila y comencé a correr hacia donde estaba la señora, al ver mi reacción unos se; ores de una camioneta  se orillaron, pero solo a echarme porras y decirme que corriera mas fuerte, en lugar de bajarse o seguirlos con su camioneta, corrí aproximadamente 2 cuadras sin poder alcanzarlos lleno de coraje el cual al ver que ya no tenia oportunidad de alcanzarlos se convirtió en tristeza e impotencia, por no haber reaccionado antes, pero como lo mencione antes, amo y respeto mi vida, es normal que la duda y el miedo de actuar me hallan impedido no actuar con mayor rapidez y agilidad, después me regrese con la señora para ver que se encontrara bien, por suerte solo tenia algunos rasguños y golpes leves, sin llegar a heridas mas graves, en esos 5 minutos nadie se acercó, ni se dejo ver algún policía o patrulla y eso que el área es conocida como peligrosa por siempre estar rodeada de maleantes, después de esos 5 minutos empezó a acercarse gente, ellos muy indignados con lo que había pasado pero al momento del acto decidieron quedarse escondidos, en eso volvió a mi el coraje por la sociedad tan apática y valemadrista en la que vivo, una sociedad que su ideología es, mientras a mi no me lo hagan no pasa nada, y cuando se los hacen se enojan y exigen justicia y seguridad, pero creo que eso podemos también lograrlo si como sociedad nos apoyamos mutuamente, y dejamos esa apatía a un lado, sé que mi acto hasta un punto fue estúpido, arriesgar mi vida y mi integridad por alguien que ni siquiera conozco y que puede ser que nunca la vuelva a ver en mi vida, pero eso no me importo, no quiero ser uno mas de esos mexicanos atípicos que no se interesan por lo que le pase al de enfrente, cegado en un mundo, en el cual se sienten inmunes de esos actos y cuando son victimas, culpan a la sociedad de vivir bajo esta inseguridad. Ya no pude despedirme bien de la señora ni ver en que termino todo, por que en eso venia mi camión, y ya que siempre presumo de actuar bajo mis Valores, tenia la responsabilidad de llegar temprano a mi trabajo.

No se cuantos vallan a leer esto, y cuantos crean cada una de las palabras que aquí e puesto, con esto no quiero que me vean como un ciudadano ejemplar, ni mucho menos como el héroe o defensor anónimo de Monterrey, solo hice lo que me gustaría que hicieran si yo me encontrara en una situación así, realmente paso y como lo dije tuve mucho miedo y dude cada segundo si hacer o no hacer algo, pero como ya también lo dije antes, no quiero ser uno mas en la lista de ciudadano atípico de México, solo quiero que el que lea esto sea consiente de que todos en cualquier momento estamos expuestos a que nos pase algo igual, y creo que a todos nos gustaría que alguien nos ayudara si estuviéramos en esa situación, así que hagamos el cambio, dejemos de ser tan atípicos e ignorantes, actuemos, no siempre con la estupidez que yo lo hice de arriesgar mi vida o integridad, pero si denunciando, apoyando al de enfrente siempre que se pueda, de verdad si empezamos poco a poco iremos formando una cadena, que al final el resultado será una sociedad llena de valores y respeto por el prójimo.

Por lo demás, solo espero que la señora se encuentre bien, y si denuncio que las autoridades hagan algo al respecto, espero también nunca vivir algo igual, y de ser así creo que ya se cual será de nuevo mi reacción, dejemos la apatía y volvámonos una sociedad civilizada y consiente con respeto a los demás…

                                                                                 Raúl Tamez
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario