miércoles, 26 de marzo de 2014

¿Por qué le tenemos miedo al amor?



Muchas veces ese temor a enamorarnos ha sido causado por un desamor del pasado, un amor que nos lastimo, que nos engañó, un amor que pensábamos seria para siempre y termino antes de lo imaginado. Siempre que vivimos algo así al final de la relación juramos ser más fríos en el amor, para no sufrir más, otros optan por no creer más en el amor, algunos otros estúpidamente lo toman a juego, como una diversión pasajera, sin la seriedad que requiere a veces el amor.

Pero sinceramente que culpa tiene esa nueva persona de que antes de ella hayamos sufrido por un amor mal correspondido. Que culpa tenemos nosotros mismos de haber vivido esa situación con una persona que tal vez creíamos que sería esa persona con la que estaríamos el resto de nuestra vida.

Si bien siempre he sido uno de los que más se burlan de las fantasías amorosas, de relaciones de cuentos de hadas o de telenovela, creo que el amor verdadero existe, no ese amor de promesas, no ese amor de juramentos eternos, creo en el amor de conocer a una persona especial que mueve tus sentidos, que te hace cometer locuras, que te hace dejar de lado el ego, creo en el amor que día con día se va forjando para vivir la eternidad en el presente y no el sueño del futuro.

Si bien somos humanos y como tales día con día evolucionamos, cambiamos de pensamientos, maduramos, etc. Todos estamos expuestos a enamorarnos cuando menos lo pensamos, y aquella situación que alguna vez nos la pudieron hacer a nosotros después podemos cometerla.

Por eso vale más vivir el amor día con día que, vivir un amor haciéndose promesas y juramentos de siempre amarse, siempre estar juntos, si bien como dice aquella canción del ya fallecido Jonny Laboriel, la vida es una tómbola y nunca sabes que te deparara el futuro.

Pero volviendo un poquito a lo primero, ¿porque hacernos más fríos? ¿Por qué hacernos secos en el amor? ¿Por qué no aceptar y vivir la experiencia de nuevo sin pensar en lo que antes viviste? Si bien puede ser una defensa propia de nosotros por el rechazo a volver a sufrir, creo que de igual manera sufres, porque muchas veces sientes algo por esa persona que está en tu presente, pero entras en la negación de no querer estar con esa persona por temor a que no funcione, a que algo malo vuelva a pasar, a que te vuelvan a lastimar, sin ver que tu solo ya te estas lastimando y lastimas también a esa persona.

Como diría ahora la canción de José José, “Ya lo pasado, pasado” y es verdad, nunca sabes cuándo conocerás a esa persona especial en tu vida, dure lo que dure la relación, para cada quien hay un tal cual, eso de que si no se dio fue porque algo mejor vendrá para ti, o no te tocaba el amor aun, se me hace una reverenda mamada, como sabrás que no era esa la relación que era la mejor para ti, la duradera, la que te llevaría al límite de amar de nuevo a una persona, solo por el temor a no sufrir. Y que pasa muchas de las veces, rechazas la oportunidad de ser feliz y en seguida el tan famoso “Karma” (No existe) te llega y te chinga, conoces a una persona, juras es la especial, y madres, resulto ser igual o peor que aquella relación que antes tuviste y te lastimo.

Así que creo que es tiempo de dejar los temores atrás, a todos en esta vida nos tocara sufrir, llorar, amar, ser felices, siempre y cuando así lo queramos nosotros mismos, nadie más que nosotros puede controlar lo que nos pasa en esta vida, y si por temor a vivir algo desagradable dejas de vivir, pues con todo respeto, pero que “pendejo” estas, vive la vida, como diría otra canción (Lo se ando muy inspirado en canciones) “La vida es para gozarla, la vida es para vivirla mejor” de los Cadillac´s, aprendamos a hacer eso, a vivir la vida, a dejar de rechazar las alegrías por temores, a dejar pasar amores por miedo a sufrir, dirán que a como chingo pero que razón tiene mi Chávela Vargas “Nadie muere de amor, ni por falta, ni por sobra” así que arriesguémonos a amar, arriesguémonos a querer vivir felices.


Solo puedo darles un consejo, si lo toman bien, si no, pues ni modo, vivan el amor sin ataduras, en una relación nadie es dueño de nadie, son los almas libres que aceptaron el vivir día a día la experiencia del amor, la experiencia de compartir con alguien sus alegrías, tristezas, éxitos, fracasos y demás, el amor posesivo solo conlleva al dolor, a la amargura, a la insatisfacción, el amor libre te hace volar de la mano con esa persona tan especial que tienes alado, vive el amor con libertad., y vivirás un amor pleno.

                                                                                                       Raúl Tamez

1 comentario: