jueves, 15 de mayo de 2014

Cerrando ciclos...



Creo que este es uno de los temas más cabrón para todos, cerrar ciclos de trabajo, familia, relaciones, amistad, etc. Hay infinidad de ejemplos para dar en este caso de cerrar los ciclos, pero por que les tememos tanto, porque si muchas veces sabemos en que terminara preferimos seguir como pendejos sufriendo en lugar de comenzar a cerrar esos ciclos viciosos que solo nos hacen daño día con día.

Simplemente porque autores como Coelho, frases, cuentos, novelas, películas, etc. Nos vienen con sus fantasías de lucha por lo que quieres que al final será tuyo, y ahí estamos  todos como idiotas, luchando por amores, amistades, trabajos, etc. Pero lo que nunca nos dicen es que al decir “Lucha por lo que quieres” es meramente interior, es luchar por tu salud, tu bienestar, tu felicidad, no luchar por cosas materiales, humanas, etc, que no tienen la misa pasión que tú, la misma entrega, el mismo pensamiento.

Un ejemplo es el que una vez quien fue mi master en meditación me dijo, que en la india a las personas que les iba bien se les acostumbraba a regalar elefantes, entre mejor te iba más elefantes tenías, pero por que regalar elefantes, esto lo hacían para bloquear su dinero, sus ingresos, se convertían en los elefantes blancos, los cuales como regalos no los podías regalar, donar, vender, etc, y te llevaban a la quiebra con sus gastos en comida, y veterinario.

Que pasa en la vida, muchas veces deseas tanto un carro que se convierte en tu elefante blanco, lo compras por fin el carro de tus sueños, y que pasa, falla la máquina, le fallan las llantas, le empieza a fallar todo, chocas y que pasa terminas más invirtiendo en el que en lo que realmente lo disfrutas.

Pasa igual en las relaciones amorosas o de amistad, muchas veces uno  lucha tanto por tener algo bueno en amor o amistad, y aunque ves rechazo sigues y sigues porque Coelho te decía que el universo conspira a tu favor, porque Neruda te dice;  queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, y así muchos más autores te dicen una cantidad de frases motivacionales que al no ser realmente bien explicadas las empleas de la manera incorrecta, muchos culpan hasta a su Dios, de ojete no lo bajan solo porque las cosas no les salen como ellos desearían, pero volviendo al ejemplo del elefante blanco  pasa lo mismo en todas las situaciones, ya una vez que luchaste y no recibiste nada a cambio, cierra el ciclo, da la vuelta, no dejes que se convierta en el elefante blanco que te va a joder, hasta que toques fondo, te emputes y abras los ojos.

Existe una frase que si la lees bien, la entiendes captaras su mensaje, dice: “Recuerda lo que quieres y olvida lo que sientes”. Quien la escribió no sé, pero me gusta un chingo. Recuerda lo que quieres, que es para ti, en lo personal que quieres, felicidad, amor, salud, dinero, que quieres para ti, en este apartado deja fuera a personas, cosas, hechos, etc. Olvida lo que sientes, por que olvidar, muchas veces lo que nos detiene de hacer las cosas es ese sentimiento de que dirán, de si será o no lo correcto, de es que lo amo, es que la amo, es que esto, es que el otro, siempre los sentimientos nos vendrán a joder la madre si así dejamos que sea, por eso es bueno recordar lo que uno mismo quiere y desea, y olvidar lo que sentimos muchas veces estúpidamente.

A que voy con tanto choro es que muchas veces tenemos la clave de la felicidad al alcance de nuestras manos, muchas veces sabes lo que tenemos que hacer y qué es lo correcto, pero preferimos sufrir, si los seres humanos somos demasiado masoquistas, amamos sufrir cuando no es necesario. Sé que cerrar ciclos duele y cuesta un chingo, sientes el corazón hecho mierda, te sientes sin fuerza, quieres simplemente acostarte en tu cama, llorar y esperar que un día llegue alguien a decirte ya todo está bien, anda levántate, te da miedo perder personas que realmente amas, te frustra el sentimiento de pensar que las cosas no salieron como tu pensabas o soñabas, pero no hay más en esta vida, más que chingarle y salir siempre adelante.

Ahora otra no creas que por alejarte de personas, o dejar cosas ya eres la persona más mierda del mundo, simplemente lo que pasa es que te amas tanto que haces cambios, la vida es un constante cambio, muchas veces tenemos que aprender a perdonar, liberar y dejar ir a personas, hechos, circunstancias, cosas, etc. Tanto para crecimiento personal como crecimiento para ellos, esto no quiere decir que en un futuro se reencuentres y pase algo de nuevo la vida igual está llena de sorpresas, así que empieza a cambiar, empieza a dejarte de tonterias y sufrir a lo wey. Hagamos los cambios diarios necesarios para crecer personalmente y ser felices.


De nuevo me despido esperando entiendan el pequeño mensaje o consejo que les quiero dar, vuelvo a lo mismo de siempre soy un simple mortal aprendiendo a vivir y sobre todo aprendiendo de sus aciertos y errores.

                                                                                                             Raúl Tamez

No hay comentarios:

Publicar un comentario