lunes, 12 de mayo de 2014

Me da miedo pensar que la tristeza se volvió una moda y estar roto se hizo un estúpido concepto.



En la actualidad estoy viendo esta como una realidad demasiado cotidiana en las personas, algunas por falta de amor, otras en busca de amor, otras tienen ese amor pero se hacen pendejos y le encuentran miles de defectos.

Quien se la pasa buscando amor, y se enamora de una persona, después de otra, y así sucesivamente va encontrando amoríos fugaces, realmente está esquivando encontrarse a sí mismo, buscando en otra persona eso que tanto le hace falta en su vida, pero que muchas veces al final de cuentas te das cuenta que no es lo que tu esperabas, y vuelven a su rutina de buscar amor donde si tú mismo no te amas no lo encontraras en otro lugar.

Quienes estúpidamente están en busca del amor, solamente van haciéndose pendejos en la vida, porque si no te amas a ti mismo, nadie vendrá a hacerlo por ti, si bien una persona puede quererte es solo un simple complemento en tu vida, mas no es tu vida completa, que pasa, después cortan y estas que te lleva la chingada por que sientes que fracasaste, sientes ese deseo estúpido de que no vales la pena, que no mereces el amor, vives reprochando al cielo porque solo te pasan esas cosas a ti, porque nadie puede amarte como tú quieres, pero como lo dije en el párrafo de arriba, si no te amas a ti mismo, si no te centras, te detienes a ver qué es lo que realmente quieres en tu vida, seguirás repitiendo los mismos patrones, una y otra vez, hasta que aprendas la lección o te mueres con ese sentimiento frustrado.

Quienes tienen el amor y se la pasan buscándole defectos, o cosas para no disfrutarlo, son los peores y más empinados a mi parece, muchas veces tienes a esa persona que siempre has deseado, que siempre habías querido, no ese personaje de película o novela, pero si ese amor real, y que haces, dudas del amor, muchas veces por miedo a perderlo, pero es peor dejarlo ir sin haber intentado algo, tienes con esa persona ese afecto, tiempo,  todo lo que buscas, pero algún defecto buscas para no aceptarlo, y buscas por otros lados amores fugaces que no te llevaran a nada, más que a seguir sufriendo, acepten el amor, vivan la pasión de ser amado, de vivir un amor sincero y no solo un pasatiempo, no pierdan a  esa persona por una estupidez.

Recordemos una cosa señores, señoritas, vámonos dejando ya de cosas, que la sociedad cada vez está más enferma, ahora todo mundo vive deprimido, se han olvidado de vivir, disfrutar la vida, ser felices, ahora por cualquier cosita se la pasan deprimidos, frustrados, buscando donde no hay nada más que los mismos patrones de errores que vienen arrastrando, muchas veces tenemos que romper ciclos en la vida, y aunque nos duele, y sentimos el corazón roto, estrujado, usado, sentimos esa ansiedad, ese dolor de estómago, ese juicio mental que solo te confunde cada día más, sientes ese cansancio de ya no poder y querer hacer nada, sientes que nunca se solucionaran las cosas o lograras lo que estás buscando, pero déjame decirte que justo en ese punto es cuando sales, una vez que tocas fondo, se abren los ojos del alma y corazón, y bien si por un tiempo sufrimos y somos la víctima, después volteas a ver hacia atrás, y ves eso que por mucho tiempo te hizo mal y te ríes, y dices “No mames por esa pendejada me estaba llevando la chingada, que pendej@ fui”.


No soy un monje budista, ni un gurú de la felicidad, mucho menos un líder espiritual y motivacional, soy un cabrón común y corriente, mas corriente que común, que está aprendiendo a vivir, que día a día lucha por salir y cambiar los patrones de la conciencia social actual, que cree en el amor sincero, que cree en la felicidad, y que hoy les dejo este consejo o intento de consejo, dejemos de repetir los mismos patrones una y otra vez, dejemos de vivir en una depresión buscando falsos amores, aprendamos a vivir, a amar, a ser felices y mandemos a chingar a su madre todos los problemas en la vida…

                                                                                                          Raúl Tamez

No hay comentarios:

Publicar un comentario